O futuro de Pontal, por Gilberto Espinosa